Búsqueda rápida





Todos los apartamentos de Budapest

Conducir y aparcar

Budapest tiene miles de atractivos para los turistas, pero conducir no es uno de ellos. Los atascos de tráfico en el centro son comunes, y los conductores tienen fama de saltarse las leyes a menudo y ser temerarios. Dejar el coche en un parking o en un garaje y luego usar el transporte público, es la mejor opción.

Sí aún así te sientes preparado para ponerte tras el volante, recuerda que debes colocar una pegatina en el parabrisas al conducir en las autopistas. Las puedes conseguir en las oficinas de la Compañía Estatal de Gestión de Autopistas o en gasolineras grandes.

Budapest está dividida en varias zonas de parking, con diferentes tarifas. Para aparcar, hay que comprar unos tickets en las máquinas y colocarlos en el parabrisas. Sólo puedes quedarte hasta 3 horas. Si quieres quedarte más tiempo, tienes los parking en las principales estaciones de metro y autobuses. Sábados, domingos y festivos son tus días de suerte, porque se puede aparcar en la calle sin pagar.