Búsqueda rápida





Todos los apartamentos en Lisboa

Pastel de Belém

Pastelitos divinos

En la antiguedad las claras de huevo se usaban para almidonar los hábitos de las monjas y en el proceso de fermentación del vino. El exceso de yemas de huevo propició la creación del Pastel de Belém.

Estos pastelitos divinos es mejor comérselos calientitos y a ser posible procedentes de la pastelería original que lleva vendiéndolos desde el 1837. Casa Pastéis de Belém, está abierta de 9.00 a 22.00 y siempre está llena. ¡Pero la espera merece la pena!