Búsqueda rápida





Todos los apartamentos de Madrid

Taxi

Los taxis en Madrid son blancos, o mejor dicho, merengues, como buenos madrileños. Si ves una luz verde encendida en la parte superior indica que están libres. La forma más sencilla de parar un taxi es levantando la mano. Encontrar uno libre en la zona centro es muy fácil, pero también se puede reservar por teléfono, y te pasa a recoger donde le digas, como a un auténtico señorito madrileño. La tarifa viene indicada por el taxímetro y depende de la distancia, la zona, el día y el punto de recogida. Desconfía si te dicen un precio cerrado, porque es ilegal y encima sales perdiendo.