Búsqueda rápida





Todos los apartamentos de París

Conducir y aparcar

Dicen que París es uno de los lugares más difíciles para conseguir aparcamiento en la calle. En caso de que ocurra el milagro de encontrar un espacio vacío, hay que asegurarse de pagar en los parquímetros y no se puede dejar el coche ahí más de 2 horas.

Los conductores locales también tienen fama de saltarse las normas, así que hay que abrir un poco más los ojos y estar alerta en todo momento. ¡Nada de ir comiendo croissants ni tomar fotos de la Torre Eiffel mientras estés al volante!

Para disfrutar más del viaje, deja el coche en uno de los tantos parkings de la ciudad. Son seguros, relativamente económicos y se pueden reservar con antelación.

Un último consejo: por nada del mundo entres en la rotonda del Arco de Triunfo. Muchos lo han intentado, ¡pero pocos han logrado salir!