Búsqueda rápida





Todos los apartamentos de Roma

Conducir y aparcar

Conducir por Roma es una locura. El tráfico es caótico y hay muchas motos que dificultan la conducción. Además, gran parte del centro histórico está cerrado al tráfico.

Las zonas de parking son escasas y los aparcamientos de pago son caros, así que aparcar puede ser todo un reto y se puede convertir en una pesadilla.

El coche puede ser práctico para visitar zonas periféricas y de difícil acceso como el mirador del Gianicolo o la zona de la Via Appia antica y las catacumbas.

Roma es una ciudad ideal para caminar y no perderse ningún rincón. A cada paso que das respiras arte. Así que mejor ponte zapatos cómodos… ¡y sal a explorarla!